miércoles, 23 de abril de 2014

Mi corazón no es ixil



Hace un año era el pin y playera de la imagen, creado por gente que únicamente lanza panfletos.

Ninguna narración puede describir lo que sucedió y la forma en que miles de guatemaltecos, en su mayoría indígenas, fueron asesinados. Ninguna pintura, película o fotografía es capaz de contar toda nuestra historia, y cada uno de nosotros es una historia diferente.

Para entender a Guatemala, y entender a los ixiles, hay que salir de la zona de confort, hay que vivir con ellos, llorar con ellos, reír con ellos, amar junto a ellos, como sus días y sabrán que hay mucho que aprender de ellos.

miércoles, 29 de enero de 2014

Fácil es:

... culpar al gobierno.
... dejarse llevar por la paranoia y la sicosis.
... culpar a la policía.
... echar maldiciones sobre los delincuentes.
... desear verlos muertos.
... pedir violencia para combatir la violencia.
... desconfiar de los vecinos.
... crear toda una teoría conspirativa en nuestra contra.


NO ES FÁCIL: 

... guardar la calma
... respirar tranquilamente
... perdonar a los agresores
... llamar a la policía [aunque luego los pisados no vengan.]
... mantener la fría la cabeza.
... respetar la vida de los agresores
... unirse con los vecinos y colaborar con las autoridades
... conciliar el sueño y dormir.


Escribo esto porque fui asaltado junto con mis papás en mi propia casa el día de hoy. La PNC no llegó a pesar que se le llamó. Quiero creer que fue porque no tienen patrullas disponibles en las jefaturas cercanas.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Comentario




Hay niños de cien años, hay personas  
                de cinco.

Hay personas que son tan especiales
                       que nunca envejecen
porque saben que la vida se lleva
                                         en el
                                              [corazón.


Lo malo de tener buena memoria, es que se recuerda todo lo indeseable.

viernes, 6 de diciembre de 2013

martes, 26 de noviembre de 2013

La gente de madera





  Hace casi dos años, mis amigos Junajpu y Xbalamke se despidieron -temporalmente- del mundo de los blogs. El tono resignativo y pesimista de la publicación de ellos no solo es una muestra de impotencia ante la ficción -entre otras cosas- que ha representado Guatemala desde 1821. El punto es que al leer esa publicación, encontré cierto paralelismo con la historia en el Popol Wuj que da título a esta entrada, y de como -en mi opinión-, la gente de madera actual en Guatemala son los mismos chapines